telefono3 +34 633 810 053

Cuántos días son necesarios para ver Córdoba

En Encórdobate sabemos de sobra cuál es la respuesta adecuada a la pregunta "¿qué no puedes perderte en Córdoba?... y sin dudar te diríamos...NADA.

Y es así, no deberías perderte nada porque se trata de una ciudad única, siglos de pura historia en cada rincón, mezcla y convivencia de culturas, de religiones.

Pero sabemos que necesitas una referencia más concreta, somos conscientes, por eso te vamos a proponer algunas opciones que sería imperdonable que dejaras de disfrutar en tu viaje a esta maravillosa ciudad.

La mejor selección de aquello que no puedes perderte en Córdoba.

Hay determinados "pilares" básicos que nunca debes dejar atrás en una visita a Córdoba y que te presentamos

1.- La Mezquita Catedral: indiscutible comenzar por el gran referente cultural y arquitectónico de Córdoba, la Mezquita-Catedral. El más antiguo y mejor conservado de los monumentos de Al-andalus que inicia su construcción bajo el mandato de Abderramán I y que tras una serie de ampliaciones llega a sus dimensiones y estructura actual.

Con la conquista de la ciudad por el Rey Católico Fernando III, el edificio pasó a ser la Catedral de Córdoba y aunque se remodeló una zona para incluir las construcciones y símbolos cristianos, se decidió conservar la inmensa mayoría de su estado original que en la actualidad permite disfrutar de la fusión de culturas y religiones en un mismo espacio.

Recomendamos visitas guiadas para disfrutar plenamente de la historia que alberga tanto el interior como el exterior ya que son tantos los detalles que resulta casi imposible disfrutarla y no perderse enclaves determinantes sin una buena orientación por parte de guías oficiales y acreditados para ello.

2.- Alcázar de los Reyes Cristianos: no necesitas apenas alejarte de la Mezquita-Catedral porque a pocos pasos podrás encontrar esta otra maravilla.

Con orígenes romanos que datan del siglo I a.C, serían los musulmanes los encargados de diseñar la gran mayoría del esplendor sobre todo de sus jardines, que ellos mismos en época de Abderramán III dejaron deteriorarse y entrar en absoluto abandono. La llegada de los Reyes Católicos devolvió al lugar toda su majestuosidad mejorando incluso las instalaciones.

En algunas épocas del año se pueden ver espectáculos nocturnos de luz por los jardines que resaltan su belleza y esplendor.

3.- Puente Romano: Seguimos por la misma zona y hemos de saber que no podemos irnos de Córdoba sin un paseo por el Puente Romano ya sea diurna o con la magia del contraste de la noche y las luces que lo alumbran. Destaca la figura de San Rafael, Arcángel Custodio de Córdoba al que se venera y podrás encontrar en estatuas o "Triunfos" dedicados al mismo repartidos por cientos de puntos de la ciudad.

A un extremo del Puente está la famosa Torre de la Calahorra y al otro llegaremos al impresionante Arco del Triunfo, que en realidad se trata de "La puerta del Puente".

4.- Posada del Potro y Museo de Julio Romero de Torres:

Esta placita llena de encanto dispone en el centro de la misma de una fuente renacentista con la figura de un pequeño potrillo. En ella se encuentra además el Museo de Julio Romero de Torres, pintor cordobés de fama internacional por su especial forma de retratar principalmente la imagen de la mujer cordobesa y andaluza de principios del siglo XX.

5.- Plaza de Capuchinos y Cristo de los Faroles: abandonamos el casco histórico para acercarnos a la zona más céntrica de la ciudad. La plaza de Capuchinos recibe este nombre por el convento de los Frailes Capuchinos allí situado y por la imagen que data del año 1749 del Cristo de la Agonía que preside en centro de la misma, aunque se le conoce como Cristo de los faroles pues se encuentra rodeada por una estructura de hierro cuyos extremos se coronan con unos faroles que alumbran la plaza en las noches cordobesas.

6.- Palacio de Viana: 12 imponentes patios componen esta majestuosa casa señorial reconocida como Monumento Histórico-Artístico Nacional y que hoy se muestra al público para deleite de todos los visitantes. Las visitas guiadas incluye un recorrido por el interior de la Casa-Palacio y por sus patios y su jardín de muy distintos estilos.

Desde Encórdobate ponemos a tu disposición cualquier tipo de visita guiada para recorrer y visitar cada rincón de esta preciosa ciudad y descubrir todo aquello que no puedes perderte en Córdoba.

Cuántos días son necesarios para ver Córdoba

¿Dispuesto a viajar? Si quieres saber cuántos días son necesarios o aconsejables para ver Córdoba de forma que puedas disfrutar al máximo de todo lo bueno que esta ciudad ofrece, entonces no dejes de leer lo que a continuación desde Encórdobate vamos a compartir contigo.

Eso sí, partimos de la base de que toda ciudad deja siempre pendiente algún rincón por descubrir, un nuevo lugar por explorar pero... nunca mejor razón para volver en cualquier momento para dejarse sorprender nuevamente allá donde pensábamos que lo habíamos visto todo.

Saber cuántos son los días necesarios para ver Córdoba y disfrutarla plenamente.

Córdoba es, como ya hemos descrito en otras ocasiones, lo que se entiende por una ciudad "muy cómoda" para el visitante.

La explicación a esta catalogación está en la facilidad para recorrerla tanto a pie como en transporte ya sea público o privado, aunque recomendamos el primero puesto que su casco histórico y muchos barrios con inmenso encanto y patrimonio cultural, se disponen en un entramado de calles estrellas, muchas con acceso restringido a vehículos y otras con una casi inexistente capacidad de aparcamiento.

Antes de aventurarnos a establecer un número de días aconsejable para ver Córdoba con tranquilidad, preferimos hacer un recorrido por aquellos lugares imprescindibles de ver, pues ello nos permitirá decantarnos por una cifra con mayor exactitud.

1.- La Mezquita Catedral: Probablemente la belleza y la riqueza arquitectónica y cultural de la Mezquita bien merezca una visita sin prisas, y si es guiada, mejor que mejor...y de eso sabemos bien en Encórdobate.

La razón no es otra que la oportunidad de recorrer y conocer la historia de este templo donde conviven la cultura hispanomusulmana y la cristiana. Una construcción que vivió tres ampliaciones en época musulmana y la inclusión del templo cristiano tras la reconquista bien merece un recorrido pausado para contemplar cada fase, las numerosas capillas adosadas al muro perimetral, el museo catedralicio o el famoso Patio de los Naranjos.

Para dar cobertura a todo ello, probablemente empleemos una mañana completa o casi completa.

2.- La Judería: todo el entramado de callejuelas, plazoletas, y rincones que rodean la Mezquita Catedral confeccionan el llamado barrio de La Judería. Nombres como la Calle de las Flores, Calle Cabezas, Calle del Pañuelo, de La Hoguera, Plaza de Maimónides, de Judá Leví o la Sinagoga conforman esta red de rincones imposible de desechar si queremos disfrutar y sobre todo llevarnos fotos difíciles de repetir en cualquier otra parte del mundo.

Este recorrido, sumado al tiempo dedicado a la visita anterior de la Mezquita Catedral implica un día completo e intenso de visita.

3.- Alcázar de los Reyes Cristianos, Puente Romano y Torre de la Calahorra:

Haciendo gala de la comodidad por cercanía de muchos lugares emblemáticos que ya avisábamos al inicio que ofrece esta ciudad, el entorno inmediato a los espacios de las propuestas anteriores nos brinda la visita a estas otras propuestas.

El Alcázar encierra momentos claves de nuestra historia, pues fue entre otros, testigo de la visita de Cristóbal Colón con el fin de solicitar el apoyo de los Reyes Cristianos para materializar su sueño de descubrir el nuevo mundo que le llevó a desembarcar en América. Su interior es casi tan impresionante como el exterior a base de jardines y fuentes que resultan un remanso de paz y belleza.

El Puente Romano ofrece una estampa maravillosa de la ciudad, del río Guadalquivir y de uno de los muchos triunfos (estatuas) en honor al Arcángel San Rafael, custodio de la ciudad. Al final del mismo descubrimos la Torre de la Calahorra, mientras que en el extremo opuesto del puente nos aguarda el Arco del Triunfo, obra de 1570 que se conserva en perfecto estado.

Este recorrido bien puede precisar una sesión de mañana o de tarde completa.

4.- Museos varios: 

Para completar la jornada de la propuesta anterior, aprovecharemos que por la zona encontramos algunos museos de gran valor como el Museo Taurino, el Museo de Bellas Artes y cómo no, el Museo de Julio Romero de Torres, pintor inigualable de las costumbres andaluzas de la época y sobre todo de la figura y belleza de la mujer cordobesa. Su legado se ha convertido en un tesoro de fama y reconocimiento mundial.

5.- Palacio de Viana y otros barrios de Córdoba:

En la zona del barrio de Santa Marina se encuentran varias iglesias de obligada visita, como la misma Santa Marina frente al monumento al insigne torero Manuel Rodríguez Sánchez "Manolete", la Iglesia de San Agustín en la plaza del mismo nombre o la Iglesia de San Lorenzo.

A mitad de camino de todas ellas nos encontramos con otra de las joyas de la ciudad, el Palacio de Viana. esta casa señorial de gran renombre concentra una colección de patios de diferentes estilos andaluces que lo ha convertido en uno de los palacios más visitados y reconocidos de nuestro país, a la par que su interior condensa numerosas estancias con pinturas y obras de arte de gran valor.

6.- La Plaza de la Corredera y el centro de la ciudad:

No podemos dejar pasar la oportunidad de pasear o disfrutar de una buena cerveza en las terrazas que se instalan en plena Plaza de la Corredera, con una disposición rectangular porticada con arcos se ha convertido en centro de reunión social y de actos culturales.

La cercanía al centro de la ciudad nos permite llegar a pie a la mítica plaza de Las Tendillas y su estatua ecuestre en honor del Gran Capitán, a la zona de comercio más viva de Córdoba o al tan afamado Cristo de Faroles en la Plaza de Capuchinos con bajada a la mítica Cuesta del Bailío.

La suma de todas las propuestas que hoy exponemos sumada a una última visita a las afueras de Córdoba, a unos 7 km, para contemplar los restos de la ciudad y palacio de Medina Azahara como referente del máximo esplendor de Al-Andalus, deja claro que para llevarnos la mejor impresión y disfrutar al máximo de nuestra visita, necesitamos un mínimo de 3 días para ver Córdoba, o al menos gran parte de todas las maravillas que encierra esta ciudad.

Plano Cordoba encordobate

Dirección de Contacto

enCórdobate, guías oficiales

Pedro Lopez, 16

14002 Córdoba (España)

Teléfono: +34 633 810 053

Email:info@encordobate.com

Conéctate

Logo Twitter Twitter

Logo Facebook Facebook